Reseña – Coin Age

Para la primera reseña de 25 Cards no podíamos escoger otro juego: Coin Age es la máxima expresión del minimalismo y la sencillez, metas de nuestro The 25th Project. Además, ha llegado a casa de los backers de su proyecto de KickStarter hace un par de semanas. Queremos unirnos a otras reseñas para conseguir que sea el juego de moda… porque, en nuestra opinión, lo merece.

La portada de “Coin Age” básicamente explica todo el juego

Cómo se juega

En 25 Cards no vamos a centrarnos en las reseñas, y precisamente por eso cuando las hagamos queremos que sean reseñas y no gameplays. Hay cientos de sitios donde puedes aprender a jugar a todos los juegos que existen, y la mayoría de sus reglamentos se pueden encontrar por Internet. Por tanto, en esta sección haremos un recorrido rápido por las mecánicas que utiliza el juego sin detenernos demasiado.

En el caso de Coin Age, la jugabilidad no puede ser más simple. Tienes monedas de valor 4, 3, 2 y 1, que colocas sobre el tablero. Las más pequeñas pueden colocarse sobre las más grandes anulándolas. Un jugador escoge Cara y el otro Cruz: en tu turno, lanzas una moneda de cada denominación y puedes llevar a cabo diferentes acciones en función de cuántas caigan de tu lado. Para facilitar la rápida comprensión, diremos que todas las acciones consisten básicamente en colocar más monedas en el tablero (siempre mostrando tu lado de la moneda) o mover alguna(s) ya colocada(s).

En una mezcla de control de áreas y mayorías, el objetivo del juego es reinar sobre el mayor número de territorios posible. Es decir, que el territorio tenga sobre él una moneda que muestre tu lado. Al final del juego, ganas puntos igual al número que muestre cada moneda “tuya” (que muestre tu cara) sobre un territorio. Pero ojo: si controlas una región, es decir, reinas sobre más territorios en ella que el oponente, los puntos que da cada uno de esos territorios se doblan.

Para que no digáis que no enseñamos a jugar, aquí tenéis las instrucciones oficiales. Extraídas de su campaña de KickStarter.

Hasta aquí facilito, simplón y para toda la familia. Tira monedas, coloca monedas. Tira monedas, coloca monedas. Si te quedas sin monedas o sin espacios en el tablero para ponerlas, se acabó el juego. Recontar los puntos y a echar otra partida. Sin embargo… funciona. Ahora veremos por qué.

Ese no sé qué

Todos los juegos tienen algo que los diferencia. Ese concepto en el que se basan, que los diferencia del resto de la oferta y que hace que te plantees añadirlos a tu ludoteca. En esta sección de la reseña analizamos cual es el nosequé del juego reseñado, y si efectivamente funciona como tal y lo hace sobresalir entre los demás.

Hablamos de Coin Age, y su nosequé es obvio: es micro. Realmente micro. Su campaña de mecenazgo hacía hincapié precisamente en esto, que TMG utilizó como ventaja competitiva: ¡es un juego diseñado para llevarlo siempre encima! Inició la moda de los microjuegos modernos y también la de los PWYW (Pay What You Want), aunque eso es carne de otra entrada. Y teniendo esto por bandera, ¿realmente funciona? ¿Es Coin Age un juego que puedes llevar en la cartera allá donde vayas?

Nuestra respuesta es… no del todo. Llevarlo en la cartera no nos resulta realista, porque es complicado disponer siempre de monedas suficientes y de las clases adecuadas como para poder jugarlo. Además, jugar con monedas reales es mucho menos visual que hacerlo con las monedas de cartón que incluye el juego. Es complicado fijarse en qué monedas reales muestran la cara y cuáles muestran la cruz. Parece una tontería, pero si lo probáis lo veréis.

Monedas de cartón desbloqueadas al conseguir 17,500$. La campaña recaudó 65,195$, el 1,303% de su meta.

Pero si bien no hemos encontrado la portabilidad prometida (aunque yo lo llevo en la cartera, junto con todas sus moneditas de cartón), Coin Age es un microjuego como la copa de un pino. Sus mecánicas son simplísimas y se pueden explicar en un par de minutos a cualquiera, sea o no jugón. Y sin embargo, el abanico de opciones es impresionante. Si bien las primeras partidas se juegan rápido y de cualquier manera, a medida que se juega se van descubriendo posibilidades tácticas que uno no había visto al principio. No vamos a encontrar aquí un wargame, pero sí permite desplegar una cierta estrategia y recompensa claramente a quien piensa bien sus movimientos.

Quizá su nosequé, ese ser pequeño, no se base tanto en ser fácilmente transportable como en ser fácilmente jugado. Coin Age es un juego que no tendría ningún sentido fuera de su concepto de microjuego. Y sin embargo, dentro de él funciona a la perfección. Los piques son bastante legendarios y es fácil echarle 3 partidas seguidas, si bien no recomiendo echar más de 5 del tirón porque se quema rápido. Lo hemos encontrado ideal para amenizar esperas de Metro o incluso viajes en transporte público si disponéis de un asiento vacío. ¿Qué más se puede pedir por 3$?

“Los Colonos de Coin Age”. No se trata de un próximo crossover con el juego de Klaus Teuber, sino de una broma derivada de algo que ya contaremos en otra entrada.

¡Los veredictos!

En esta última sección de la reseña destacamos los mejores y peores aspectos del juego, clásico donde los haya en las reseñas lúdicas. Además, daremos nuestras opiniones personales sobre el juego analizado. Este formato es similar al que utilizan en su blog Farko y Fayzah de Jugando en Pareja, y lo sabemos. Pero creemos que es valioso poder ofrecer dos puntos de vista, más aún si son de dos personas con inclinaciones lúdicas diferentes. No pretendemos hacer sombra al venerable blog rosinegro, y la verdad es que tampoco planeamos publicar demasiadas reseñas.

Lo mejor de Coin Age: su concepto y la profundidad que ofrece con un conjunto tan reglas tan elemental. Funciona realmente bien como microjuego. Y su precio, claro.

Lo peor de Coin Age: la rabia que da llevar en la cartera los mapas alternativos. Al tener el oficial en material de tarjeta se hace evidente que los otros, impresos en cartas, van a sufrir las inclemencias del tiempo. Comprobar que el juego con monedas reales pierde mucho frente al uso de las fichas que incluye tampoco es nada cool.

Te gustará si: buscas algo rápido para jugar en ratos muertos o para entretener a gente no jugona, pero no quieres renunciar a cierto grado de estrategia.

No te gustará si: esperas encontrar un verdadero microjuego de control de áreas o mayorías, obviamente. Si te repele el azar este tampoco es tu juego. Incluso si siempre llevas la cartera muy llena te costará verle la gracia.

Opinión de María: Me gusta bastante más de lo que pensaba. Ponerse a jugar es facilísimo, se puede sacar en cualquier sitio y las partidas son tan cortas que apetecen en casi cualquier momento. Si bien es verdad que no puedo echarle más de 3 partidas seguidas sin empezar a sentirlo repetitivo, el pique siempre obliga a echar un par de ellas. ¡Pero las caras ganan más que las cruces!

Opinión de Mario: Coin Age es EL microjuego. Sinceramente, estoy sorprendido por la profundidad que pueden ofrecer tan pocas y tan simples reglas. Es un prodigio en cuanto al ratio mecánicas/sencillez. Cubre un nicho claro en mi ludoteca: juegos a los que puedo jugar en el suelo del vagón de Metro (sin aburrirme mortalmente). Si sois la clase de persona que NECESITA jugar, simplemente no hay competencia a su altura en lo que ofrece.

Anuncios