Reseña – Tiny Epic Kingdoms (Deluxe)

Tiny Epic Kingdoms es un título de Scott Almes con el que Gamelyn Games encontró la gallina de los huevos de oro. La compañía de Arizona lo lanzó a través de la plataforma de crowdfunding KickStarter en 2013 y consiguió un éxito salvaje: el proyecto recaudó un 1913% de lo necesario (286.972$). A día de hoy, ya tiene dos hermanos pequeños: Tiny Epic Defenders, un cooperativo de defensa cuyo proyecto tuvo lugar en 2014, y Tiny Epic Galaxies, anunciado como un 4X espacial para 2015.

¿Por qué Tiny Epic Kingdoms (en adelante TEK) tuvo tanto éxito? Porque prometía condensar toda la experiencia de un 4X en media hora y una caja que llevar en el bolsillo. Los juegos de corte 4X (eXplore, eXpand, eXploit and eXterminate) suelen implicar miniaturas, complicadas reglas llenas de excepciones y una duración media de 2 horas… con un precio acorde. Es fácil entender por qué un amplio sector jugón se vio atraído por este proyecto, que además mostraba un gran trabajo de diseño bajo su simplicidad. Gamelyn Games combinó esta novedosa oferta con una gran gestión de su campaña de crowdfunding, lo que catapultó al juego a metas inesperadas.

Tras el bombazo de su campaña, se anunció que la editorial Homoludicus comercializaría una versión traducida para España. Como la mayoría sabréis, Homoludicus fue absorbida por Devir, por lo que el juego en castellano será editado finalmente por esta última. Sin embargo, el juego que vamos a reseñar aquí es la versión Deluxe de la campaña de crowdfunding, e incluye algunos contenidos adicionales sobre la versión que podéis encontrar en las tiendas españolas.

Qué pinta tiene

Como sabéis, el unboxing no nos atrae demasiado. Pero dejamos aquí una pequeña galería para que podáis apreciar el trabajo gráfico del título, que es uno de los aspectos más comentados. Además, los componentes fueron mejorados varias veces gracias al gran éxito de su campaña y son una verdadera delicia.

Algunos componentes mostrados aquí (los dados exceptuando el gris y negro, las Razas Deluxe y la Expansión) son exclusivos de la versión Deluxe y no se encuentran en la edición española de Devir. Os esperamos analizando el juego.

Cómo se juega

Por tiny que sea, TEK sigue siendo un 4X. Eso quiere decir que tendremos que explorar territorios, expandir nuestras tropas, explotar los recursos que nos ofrezcan los territorios y exterminar a nuestros oponentes. Sin embargo, haremos todo esto a través de un sistema de acciones que es el grandioso acierto de diseño sobre el que TEK basa su jugabilidad y éxito. El corazón del juego es esta carta:

La carta de Acciones presenta todas las posibilidades que tienen los jugadores. A grandes rasgos, estas son:

  • mover dentro de su Territorio (Patrol),
  • moverse a otro Territorio (Quest),
  • mejorar su Torre, para ganar muchos PV, gastando Mineral (Build),
  • mejorar su Libro, para ganar PV y habilidades, gastando Maná (Research),
  • aumentar su Población, para dominar más Regiones y conseguir más recursos, gastando Comida (Expand),
  • cambiar un recurso (Mineral, Maná o Comida) por otro, en relación 1:1 (Trade).

Hasta aquí, TEK presenta las acciones clásicas de un 4X, destiladas a su mínima expresión. Sin embargo, el acierto de diseño radica en cómo se deciden las decisiones a tomar. En cada turno, hay un jugador inicial que decide cuál de las acciones seleccionar y llevar a cabo. Durante ese turno, todos los demás jugadores deben llevar a cabo esa misma acción o recolectar recursos. De esta forma, el jugador inicial determina la acción de todos los demás. Esta mecánica da pie a una enorme cantidad de posibilidades tácticas, tanto por parte del jugador inicial como de los demás. Saber cuándo llevar a cabo la acción escogida y cuándo recolectar recursos es vital para ganar la partida.

El resto de la jugabilidad es bastante obvia, y su reglamento muy claro (aquí podéis consultar el previo a la campaña, la jugabilidad se mantuvo intacta). Sin embargo, cada partida es completamente diferente gracias a las 16 razas existentes (la versión en castellano tiene 13). La aparición de diferentes razas en el juego, con sus habilidades especiales, modifica muchísimo el curso de la partida. La mayoría de las razas son capaces, llegado un momento, de ignorar determinadas reglas o llevar a cabo acciones especiales reservadas solo a ellas. La combinación de reglas sencillas y excepciones puntuales da lugar a situaciones peculiares en todas las partidas.

Ese no sé qué

El nosequé teórico de TEK era conseguir condensar las reglas destiladas de un 4X en juego tan pequeño, en todos los sentidos. Con un puñado de cartas XL y 7 meeples por jugador, debía lograr que sintieras como te expandías a través de los mapas conocidos, y como tu raza entraba en guerra con los ocupantes de tierras lejanas que producían el valioso mineral que necesitabas. La inmensa mayoría de mecenas que lo apoyó en el crowdfunding buscaba poder sufrir estas emociones en media horita. ¿Ofrece eso Tiny Epic Kingdoms?

Nuestro veredicto es no. A TEK le falta exploración, y le falta “epicidad” en las batallas y viajes. No ofrece las mismas emociones que un 4X, y no es fácil sentir como nuestra raza impone su dominio sobre las regiones boscosas por todo lo largo y ancho del mundo. La sensación se parece más a mover un meeple sobre una región de cierto color, punto ¿Significa esto que no cumple con las expectativas?

TEK supera las expectativas. Es un grandísimo juego, pero su nosequé no está donde esperábamos. Mientras buscábamos que generase unas emociones y un “storytelling” similar al que podría tener un 4X, resulta que la clave de su diseño se encuentra en su rapidez y rejugabilidad. No hay que buscar un 4X en este juego, sino el espíritu más puro de estos juegos reconvertido para ofrecer partidas rápidas y muy, muy dinámicas en las que jugar con una u otra raza significa cambiar completamente el planteamiento desde el minuto uno. Yendo más allá, la presencia de determinadas razas en la partida (aunque las juegue otro jugador) es un dato muy importante a tener en cuenta a la hora de planear una estrategia.

El sistema de selección de acciones garantiza toma de decisiones a cada turno. Apenas hay entreturnos y a la vez permite que el juego fluya de forma rápida. Es un híbrido muy logrado entre filler, eurogame y ameritrash consiguiendo la velocidad de turnos y partida del primero, la necesidad de gestión y optimización del segundo y las sensaciones tácticas del tercero.

¡Los veredictos!

Tiny Epic Kingdoms es, con permiso del aún no recibido Shadows of Brimstone, el mejor producto de un crowdfunding que hay en nuestra ludoteca. Y probablemente también el título más rejugable.

Lo mejor de TEK: el ritmo de las partidas y la increíble rejugabilidad que tiene. Porque la partida no solo cambia para ti en función de la Raza que juegues: tan importante es eso como las que lleven los demás. Jugar Elfos Oscuros es completamente diferente si en la partida hay Elfos, Orcos, Halflings u Hombres Lagarto (Saurios en la versión de Devir).

Lo peor de TEK: a dos jugadores no funciona. Su sistema de selección de acciones pierde toda la gracia y las Razas determinan demasiado la estrategia. Ni intentéis jugarlo, no es nada divertido. Probadlo a tres o más.

Te gustará si: te gustan los juegos ligeros y que no tengan entreturnos, o si te gusta la ambientación fantástica. Probablemente también hará las delicias de quienes disfruten de la interacción continua, ya que el juego (sobre todo a 4 y 5 jugadores) es una constante invasión. Y te encantará si compras pocos juegos, porque este aportará muchísimas horas de diversión a tu ludoteca.

No te gustará si: buscas un 4X real aquí, y no solo su esencia destilada. Te vas a llevar un buen chasco. Tampoco será de tu agrado si no te gusta la temática, porque pierde mucho si los jugadores no son conscientes de ella. Por último, si no disfrutas teniendo que adaptarte a lo que el destino (o tus crueles compañeros de mesa) impongan, este no es un juego para ti.

Opinión de Mario: pedazo de juego. De lo más divertido que he jugado en bastante tiempo, y lo que más me apetece sacar a la mesa. Las partidas son más que ágiles y disfruto viendo un buen concepto mecánico bien implementado. Cada partida es completamente diferente a la anterior, ¡y aún no hemos probado la expansión! Ya que parece funcionar perfectamente sin ella, os animo a comprar la edición de Devir sin dudarlo si encajáis en el perfil.

Opinión de María: TEK es un juego divertido y sencillo, pero con un montón de posibilidades. Prácticamente no tienes que esperar nunca para hacer cosas, y eso me encanta. El sistema de acciones acelera la toma de decisiones y tiene una estrategia muy lograda. Eso sí: hay Razas muy fáciles de llevar, o con una estrategia muy marcada, y otras bastante más complicadas. Y por nuestra experiencia, diría que los Elfos están fuertes rozando lo rotillo…

Tiny Epic Kingdoms será puesto a la venta por Devir como Pequeños Grandes Reinos, y estará en las tiendas antes de Navidad. Aunque esta edición cuenta con 3 Razas menos y no contará con la Expansión, que teóricamente añade aún más rejugabilidad, un factor de exploración e incluso la posibilidad de construir Edificios… el juego funciona como un reloj sin ellas. Y sinceramente, no creemos que le hagan falta para poder disfrutar de partidas realmente épicas.

Probablemente publiquemos una reseña de la Expansión cuando la probemos, ya que parece que puede introducir algunos cambios interesantes a la mecánica del juego. En cualquier caso, nos quedan aún muchas partidas por disfrutar. ¡Nos vemos nadando con Tritones o haciendo amigos Halflings!

Anuncios